Obsesiones en la vida cotidiana


Estar “obsesionado” respecto a un problema no implica necesariamente una obsesión, puede ser una accion involuntaria o un conflicto de inseguridad respecto a actos y cosas.

Obsesiónes


Así, el investigador que piensa sin cesar en el objeto de su investigación no está obsesionado: conserva toda su libertad para pensar en otra cosa.

De la misma manera, verificar que se ha cerrado la llave del gas o se ha cerrado bien una puerta con llave es una situación por completo trivial.

Es evidente que estos actos no justifican una visita al siquiatra, a menos que estas necesidades de verificación se tornen verdaderamente irreprimibles e invasoras.

Horadeocio.com


    Comparte & Comenta.